Uno de mis productos favoritos del mercadona es La sarta picante

¿Por qué? Porque es un chorizo todoterreno, suficientemente rico como para comerlo crudo con un poco de pan y sabroso como para darle sabor a un caldo o freír con unos huevos. Porque el picante que tiene, a diferencia de otros muchos chorizos que se ven por ahí, no resulta artificial, sino que es el propio de un pimentón chispón que pica en el paladar. Porque los ingredientes son todos naturales (carne de cerdo, sal, pimentón picante y ajo) y no tiene ni gluten, ni leche, ni harina, como suele abundar en los chorizos industriales últimamente.

Ya sé que los chorizos están muy buenos en tal carnicería de mi barrio o en tal pueblo perdido de la comarca del Deza y que para muchos sonará a blasfemia plantearse comprar chorizos en un supermercado. Pero para los que no tenemos o encontramos ninguna carnicería decente cerca, el Mercadona nos salva las necesidades choriciles más que decentemente.

Por cierto, como curiosidad. Lo fabrica Palacios, y como sucede otros productos suyos que he probado, está mejor la versión que hacen para “Hacendado” que la que ellos distribuyen. Mejor en aspectos mesurables como ingredientes, presentación, que el gusto siempre es relativo.